El estar parado en la vereda del frente del gobierno, no le impide ser objetivo a la hora de los balances e insistir en la necesidad de una mesa de diálogo entre los distintos sectores. Octavio Argüello, dirigente conductor de la Seccional San Martín del Sindicato de Camioneros (SICHOCA) y encabezar la conducción en triunvirato de la CGT San Martín; advierte el aumento del descontento con el gobierno pero ese malestar no se estaría traduciendo en un conflicto generalizado. Si los focos de tensión aumentan a su criterio.

Su visión se resume a una especie de “luna de miel” que todavía tienen los esperanzados en que Javier Milei puede traer el cambio que están esperando. Sin embargo, “esas expectativas se ven nubladas por los aumentos, la inflación y todo el desequilibrio económico con una crisis que lo único que hace es profundizarse”.

Pero, el epicentro de realidad, para Argüello, radica en que “la gente puede estar molesta pero no quiere lo anterior y por eso, está aguantando”. A la vez, que apunta a los focos de conflicto está desatando el gobierno con su postura. Aunque menciona que “no es el primer gobierno que viene por el movimiento obrero” y siempre apuntando a la reforma laboral como a las obras sociales.

Sin embargo, para el dirigente, “no se puede gobernar en medio de enfrentamientos que es lo que está generando continuamente el presidente” reiterando lo que viene diciendo hace ya mucho tiempo que “necesitamos una discusión política, mesas de diálogo, que nos involucre a los distintos sectores entendiendo que si hay que hacer cambios pero no de esta manera”.

De la misma manera que sostiene que «en el PJ debería darse internamente ese esquema de sinceramiento y reestructuración para ser la opción elegida por la gente como lo hemos sido anteriormente».