El alerta de la “olla a presión”

Posted on Actualizado enn

Muchos son temas que rondan al virus Covid-19; más aún con más de noventa días de cuarentena, las decisiones políticas y el efecto en la vida de las personas.
Entrevistado por este medio, habla de este fenómeno mundial  el fuerte referente del movimiento obrero regional, líder de la CGT San Martín y conductor del Sindicato de Camioneros San Martín-Tres de Febrero, Octavio Arguello.Como así también manifestó su posición sobre las decisiones políticas trascendentales del gobierno como intervención de la empresa Vicentín, la sexta mayor agroexportadora del país y que actualmente está en convocatoria de acreedores.
Al finalizar la nota y ser consultado por este tema, el dirigente expresó: “Siempre expresé que las ganancias de los granos tiene que quedar en el país, que el estado debía participar en la comercialización de los granos por la rentabilidad que genera y que se la están llevando las grandes multinacionales fugándose gran parte de esas ganancias”..
Sin embargo, hizo una salvedad en este caso que tuvo que ver con la forma con la que se llevó a cabo la intervención señalando: “Lo que no me parece del todo adecuado, es la forma en la que se hizo la intervención, estas decisiones no se toman así de drásticas sin diálogo de las partes”.
“El consenso en estas cuestiones tan profundas, es fundamental porque esto de que yo decido y punto, no parece ser la mejor opción”, planteó especificando que “sobre todo hablando de la comercialización de granos, uno de los negocios más rentables que requiere de la intervención de varios sectores en el medio”.
Cabe recordar que Vicentín fue intervenida recientemente por el estado y trajo conflictos en el sector del agro tanto como parte de la población santafesina de donde es dicha empresa.
El presidente emitió un decreto de necesidad de urgencia (DNU) por 60 días confirmando el traspaso y el envío de un proyecto de ley al Congreso para avanzar en la expropiación. La decisión que baraja el gobierno en el proyecto oficial es la creación de un fideicomiso con los activos y cederle la gestión de estos negocios a YPF Agro, la filial agropecuaria de la petrolera mixta YPF. Esta compañía también talla fuerte en el negocio agrícola, sobre todo por la venta de insumos a través de un centenar de centros de distribución en todo el país.