EL RECLAMO DE CAMIONEROS INMERSO EN EL ANÁLISIS DE LA ACTUAL SITUACIÓN DEL PAÍS

Posted on Actualizado enn

El pedido de reapertura paritaria que responde a la cláusula gatillo que los habilitaba para volver a renegociar en enero está todavía sin resolverse para el sindicato de Camioneros. De este tema habló -al ser entrevistado por este medio- el sec. gral. del Sindicato de Camioneros de San Martín-Tres de Febrero, integrante de la conducción del la CGT Regional San Martín y conductor político de su propio espacio en Tres de Febrero (FPSyS); Octavio Argüello. Todo esto con el consecuente análisis de la situación del país, los primeros pasos de este gobierno y las medidas de fondo que se necesitan.
TH: ¿En qué situación está el acuerdo de camioneros que pidió reapertura de paritarias por cláusula gatillo?
OA: Nosotros cerramos un acuerdo en el mes de junio y dejamos abierta la cláusula gatillo para sentarnos en enero a re discutir según como fuese el tema de la inflación al momento de cerrar el año. Fue del más de cincuenta por ciento y había una diferencia a lo acordado. Entonces consideramos que un treinta y tres por ciento es un número que equipara el salario acorde al proceso inflacionario. Eso es lo que necesita para vivir. Hicimos el reclamo pidiendo nuevamente apertura de paritarias. Hasta ahora hemos tenido dos reuniones con las cámaras empresariales y no tuvimos respuestas favorables que acerque a las partes a un acuerdo. Tenemos otra reunión prevista y ojalá los empresarios vengan con una propuesta más cercana a lo que nosotros estamos pidiendo para poder cerrar un acuerdo. O cerramos un acuerdo en el ministerio o tenemos que enfrentarnos a un conflicto. Nosotros queremos llegar a un acuerdo porque no queremos conflicto. Entendemos la situación del país pero tenemos que entender que a los trabajadores cada vez la plata les alcanza menos. Hay muchos problemas económicos. Estamos convencidos de que esto es lo que se necesita y se merece el trabajador camionero.
TH: ¿De que se trató la reunión que tuvieron con el nuevo ministro de Trabajo?
OA: También hubo una reunión con el ministro de trabajo en la que se plantearon un montón de circunstancias que van a venir de acá en adelante. Se le trasmitió que nosotros estamos dispuestos a colaborar pero en una cosa que sea justa. Tampoco que siempre nosotros sigamos pagando el festín que se hicieron otros. Como representantes de los movimientos gremiales no estamos dispuestos a ceder nada que vaya en detrimento del bienestar y la dignidad de los trabajadores.
TH: ¿En qué lugar quedaron los trabajadores en este empezar del nuevo gobierno?
OA: Dos cosas veo. Una que es muy pronto. Nosotros no compramos lo que nos quisieron implantar lo que nos quisieron vender los medios sobre que Alberto Fernández ya era el presidente en octubre como lo vinieron planteando. No es así. Los Fernández (Alberto y Cristina) empezaron a gobernar en diciembre. Apenas pasó un mes. Es corto el plazo para ver medidas de fondo. Todo lo que se está decidiendo es netamente medidas paliativas. No creo que eso sea el plan de gobierno. Si me parece una medida muy acertada inyectar plata a los bolsillos de los trabajadores. Nosotros logramos firmar el bono de veinte mil pesos respecto de los cinco mil que había dado por decreto el gobierno de Macri. Eso es para pasar este proceso pero no puede ser el verdadero plan de gobierno. Acá se requiere de algo mucho más profundo. También fueron medidas acertadas dar bono a los jubilados y a los planes sociales. Veremos que va a pasar en marzo. El tema es que no puede plantearse un plan económico cuando no se sabe como va a cerrarse un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Hoy no tenemos grandes fondos en las acercas del estado y la que tenemos está endeudada. No tenemos mucho margen. Por eso, por el momento, esto es lo que hay. Ojalá se empiece a reactivar esto, se llame a todos los sectores como prometió este gobierno que era un frente de todos. Que realmente sea de todos y no de algunos como hicieron anteriormente porque sino se van a volver a equivocar. Acá tendrían que llamar a todos los sectores a una mesa de consenso tratándose cosas claras y coherentes planteándose las cosas como son. Para eso hay que dar información. Poner la situación del país sobre la mesa con todos los datos. Eso es fundamental para que la sociedad tenga tolerancia y de plazos como para que podamos salir de este atolladero en el que nos dejó el peor gobierno de los últimos cuarenta años. El gobierno de Macri que nos dejó tremendamente endeudados con altísimos índices de desocupación. Han hecho un desastre y que hoy hable Dujovne me parece un desastre o escuchar a Macri diciendo que entendía que estaba endeudando mucho al país pero que le hacía caso a sus asesores. Lo que llama la atención como los medios hegemónicos no estén llamando a la detención de esta gente como pidieron en otros casos. Creo que este gobierno tiene que salir a decir claro lo que hay cuando haga el arqueo. Lo tiene que hacer público sin ninguna negociación. Se tiene que mostrar la documentación que acredite lo que está pasando. Eso les va a dar un tiempo más para poner en marcha un plan que será muy ajustado pero que con eso hay que subsistir por lo menos dos años. Recién dentro de ese plazo puede empezar a mejorar la situación. No es fácil bajar una inflación del cincuenta y seis por ciento. Esto, se podrá bajar entre cinco o seis puntos.
TH: ¿Por dónde se tendría que encausar la situación para poder salir adelante?
OA: Más allá de lo que nos queda, tenemos que empezar a ver como crecemos internamente para que esto se estabilice y podamos salir en una forma ventajosa. Justamente es el peronismo el que piensa que la manguera tiene que chorrear hacia dentro para que empiece para que empiece a llenar el recipiente y luego desborde. No, como dijeron estos animales, que había que chorrear la manguera hacia afuera para que lleguen los brotes verdes que nunca llegaron. Sabemos que estuvimos con el gobierno de la mentira. Por eso, insisto que hay que inyectarle dinero a la gente para vuelva a reactivarse esa rueda virtuosa de la economía interna para ver como podemos ir avanzando. El proyecto de país tiene que ir más allá de dos o cuatro años con proyección de crecimiento.
TH: ¿Tendrían que hacerse cambios en lo laboral?
OA: Personalmente no estoy dispuesto a sentarme para una reforma laboral como creo que piensan los representantes del movimiento obrero. Eso es quita derechos. Ahora, a una modernización no me negaría. La modernización nos va a arrastrar aunque no queramos. Si nos sentamos a debatir lo van a hacer igual. Hay que empezar a debatir cuales son los desafíos de la tecnología, la robótica y la ciencia. Lo tenemos que hacer. Hay que hacerlo. También en lo económico tenemos que pensar distinto. No podemos anclarnos en que lo único que puede sacarnos adelante es la agroexportación. Tenemos que pensar también en un país industrial. Cuando hablo del agro me refiero a los grandes monstruos como Monsanto, Cargill, la sociedad rural, entre otros, que se llevan las grandes ganancias del agro. La pregunta es porque lo que hoy hacen ellos no lo puede hacer el estado. Así tendría las ganancias extraordinarias el estado. Hoy se lo dejamos en manos privadas que se siguen enriqueciendo. La cuestión es que hay que discutir muchas cosas para cambiar viejos paradigmas.