Esta CGT y en este gobierno

Posted on Actualizado enn

p1310173

Con anuncio de paro en puerta pero con idas y venidas por la situación actual del país, el liderazgo de la CGT está esperando mostrarse. De esto habla el dirigente gremial y político, Octavio Argüello, siempre leal a sus convicciones que tienen un solo líder: Hugo Antonio Moyano.
Sus años al lado de uno de los hombres más reconocidos del sindicalismo argentino, Argüello sigue insistiendo en fortalecer la unidad de la CGT lograda con un consejo de tres cabezas que todavía no logra firmeza en la conducción.
De por si, a Argüello no le gustan los triunviratos pero admite que fue la forma que encontraron frente a dirigentes que lo proponían con insistencia.
“La CGT tiene que tener una sola cabeza”, sostiene Argüello que conduce la Seccional San Martín del Sindicato de Camioneros y lleva años en la lucha tanto gremial como política al lado de Moyano.
“Yo soy una persona que brega por la conducción unificada, no puede haber tres cabezas”, dice considerando que “quizás lo ven como un proceso transitorio hacia una unificación para tener mayor protagonismo que hoy no logra”.
Para Argüello, “la CGT debía dar otro tipos de señales, creer en la palabra del estado es muy difícil que se cumpla porque este gobierno no va a ser garante de los empresarios y ellos nunca van a actuar con el corazón por eso reclamo otro tipo de actitud”.
“No sé si lo correcto  es hacer ya el paro –considera- pero si tomar medidas para marcar el desacuerdo, la CGT amenaza con un paro pero dice que hay un mes para conversar y eso hace muy tibio al discurso, si vos decretas el paro tenés que mantenerlo y que sea solido el anuncio”.
Reflexionando sobre la historia del sindicalismo en cuanto a sus figuras, el dirigente menciona: “Uno piensa en la historia del gremialismo y sus líderes, más allá de su pensamiento, piensa en Rucci, Vandor, Tosco, Ongaro, Ubaldini, y creo que Moyano va a quedar en la historia como uno de los grandes dirigentes gremiales”.
En tanto que refiriéndose a camioneros específicamente, asegura que “nuestro sindicato va a tener el mismo protagonismo que tuvo siempre dentro del movimiento obrero porque somos un gremio de lucha y  hoy las respuestas del gobierno no son favorables, nunca compartí nada con ellos”.
“Puede ser una burrada, pero prefiero al peor de los peronistas que al mejor de los liberales”, ironiza para definir el accionar de este gobierno afirmando: “Nos vamos a encontrar en la calle peleándola como lo hemos hecho siempre y por lo menos quien te habla, piensa que ese escenario va a ocurrir muy pronto porque este gobierno no va a hacer nada que favorezca a los trabajadores y a la gente que menos tiene”.
“A la gente no le importa más la herencia recibida, quiere soluciones para el presente y las soluciones no van a estar porque este gobierno no tiene un plan para solucionar esto”, expresa enfatizando en que “gobiernan para un sector de la sociedad y no les importa los sectores que menos tienen”.
“Hay cosas que justifican este punto de vista, cada día se pierden más empleos, no se reactiva la economía, hay despidos en textiles, plásticos y transporte”, opina el dirigente camionero.
A su vez, augura que “el 2017 no va a ser tan malo porque el 2016 fue muy malo, para mi no llegan al 18% de inflación sino van a estar arriba del 20% pero se olvidan de aclararnos quien nos devuelve el 8 % del año pasado”.
“No se está consumiendo y la gente come peor por eso no hay inflación porque no hay consumo, eso se llama ajuste y es un ajuste feroz”, insiste Argüello agregando que “esto va a llevar una situación compleja, se han endeudado históricamente junto a la gobernadora Vidal, si esa deuda sirve para que  la gente tenga hogares está bien pero piden créditos para pagar tarjetas de créditos”.
Todos los indicios para Argüello van camino a la fexibilización laboral y manifiesta claramente señalando; “Como decía Jauretche sobre que cuando usan esas palabras es porque te quieren cagar y así lo están haciendo diciéndonos que van a rever los convenios” y destacando: “Eso es flexibilización y ya dan señales de eso”.
En este contexto, Argüello asegura que “el peronismo tiene que haber un debate y no ser excluyente, no hay que armar internas digitadas, hacer algo serio y sobre todo entender que no se puede no discutir el concepto doctrinario ideológico sino que hay que basarse en eso para saber competir representándonos el que logre la mayoría del apoyo”.